Quique González, por encima de la música en Granada

Quique12.jpg

Quique González hizo las delicias de su público ante una Copera prácticamente llena. Fotografía por Álvaro López.

Antoñito cumplía años camuflado entre el público que acudió el pasado sábado a la nueva Industrial Copera en La Zubia (Granada). Antoñito es amigo de la infancia de Quique González; el que, en sus primeras canciones con catorce años, lo animaba a seguir componiendo. A él dedicó el músico madrileño parte su concierto. A él agradecieron los presentes sus ánimos en la infancia; es, con un cierto porcentaje, responsable de que Quique González se subiera el sábado al escenario junto su banda ‘Los Detectives’ para presentar Me mata si me necesitas.

Con la sala prácticamente llena, una música sinuosa acompañada de un despertador avisaba de que el show iba a arrancar. Percatado, el público rompió a aplaudir ante la aparición de las estrellas de la noche. Quique González comenzaba gobernando con su guitarra el tema ‘Detectives’, apertura del disco, al que se iban sumando con dulzura y armonía el resto de componentes. El sonido era inmejorable; la voz de Quique, plenamente perceptible.

Al terminar la primera canción, el gran protagonista saluda y presenta el concierto: dará a conocer su último trabajo en dos partes, con un intervalo para himnos de otros años. Me mata si me necesitas fue desenvolviéndose sin alterar el orden del disco. Quique juraba estar mejor en la potente ‘Sangre en el marcador’ y su público se entrega. El ya veterano compositor se acerca durante el espectáculo al resto de sus compañeros para disfrutar de la música de cada uno; todos tienen su momento de gloria. El peso de las tablas se traducía en un viaje ligero.

Quique2

La unión de Quique González con los Detectives quedó patente. Fotografía por Álvaro López.

No terminó de funcionar la petición de colaboración femenina para ‘Charo’ en las estrofas de Nina de Morgan, pese a adivinarse el tema nada más hacer el reclamo. El baile de instrumentos, mandolina incluida, tenía una pausa que el propio Quique justificaba: “Disculpad… es que vamos a hacer un trabajo fino”. Dicho y hecho: los focos se centraban en él para tocar ‘Cerdeña’, una de las canciones más íntimas del trabajo con la brillante aparición del violín de Edu Ortega.

De la primera parte del disco se pasó a la presentación de una serie de canciones más cañeras que el propio Quique bautizó como de “género policíaco”. Ahí aparecieron ‘Kid Chocolate’ de La noche americana, ‘Por caminos estrechos’ de Pájaros Mojados y dos elegidas de Delantera Mítica, ‘¿Dónde está el dinero?’ y ‘Tenía que decírtelo’. Cumplidos recientemente los quince años de Salitre 48, no podía faltar un homenaje que arrancó con ‘Tarde de perros’, en honor a su amigo Enrique Urquijo, seguida por ‘La ciudad del viento’ y la propia ‘Salitre’, coreada por muchos y cerrada con gritos de “¡Quique, Quique!” en el mejor momento de la noche.

Quique3

Fotografía por Álvaro López.

Tras hacerle saber que quedaba Liga para su querido Real Madrid –“¡Ha perdío el Barsa, Quique!”-, el músico se concedía un instante de silencio y soledad para tocar ‘Permiso para aterrizar’. La intimidad despertó nostalgia en dos anacrónicos que prendieron abrazados sus mecheros en un acto de resistencia ante la época de las pantallas.

Quique González presentaba oficialmente a su banda antes de proseguir con la segunda parte del disco. Sorprende la timidez, si se la puede catalogar así, del madrileño a la hora de introducir sus canciones. Volvieron a desfilar en orden hasta terminar con ‘La casa de mis padres’, otro gran momento íntimo que disolvió a los músicos del escenario hasta volver y satisfacer nuevamente al público más fiel.

Sin guitarra, sacó la garra para cantar en ‘Pequeño rock and roll’, dedicar a su amigo Antoñito ‘Avenidas de tu corazón’ y picotear en Daiquiri Blues. Quique González se rindió a los Edus, Olmedo y Ortega, batería y violín, mandolina, guitarra o lo que le echen, y cerró su actuación con ‘Dallas Memphis’ y la Copera a sus pies. Que el monstruo de la música y la emoción que Antoñito ayudó a crear siga quemando carretera, cigarros y guitarras.

Quique6.jpg

Quique González cerró su actuación con ‘Dallas Memphis’ y la Copera a sus pies. Fotografía por Álvaro López.

Crónica por José Ignacio Cejudo.

Fotografías por Álvaro López.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s