Málaga se muere por Dellafuente

La gira Quejíos y autotune llevó a Maka y Dellafuente junto a la casilla de salida. Tras recorrer media España –con el cartel de sold out por todos lados– los granaínos llegaron a Málaga el pasado 4 de marzo, y abarrotaron una sala Cochera Cabaret, que se quedó pequeña –cien personas fuera dieron fe de ello–. Y a la que le supo a poco la hora y media de ambos sobre la tarima.

La velada la abrió el dúo Zoomatik, que en su sesión de una hora demostró un hábil uso de los géneros musicales, ante un público cada vez más numeroso. El grupo local combinó diferentes estilos como el trap, el reggaetón o el moombahton, y consiguió arrancar los tímidos bailes de una sala que esperaba con ansias el plato fuerte.

IMG_0576.JPG

El dúo Zoomatik abrió la velada.

Al término de la cuenta atrás, Maka apareció entre vítores, y abrió el concierto con ‘Pvreza’, el tema que da nombre a su último trabajo en solitario. Pero fue con la segunda canción, ‘Contigo no juego’, cuando el artista dejó boquiabierta a la sala con su directo. La versatilidad que demuestra con todos los géneros que es capaz de tocar, y el sentimiento que imprime a su música se mezclaron en uno solo, para brindar uno de los clímax del concierto.

En contraste con lo ofrecido en otras ciudades, apenas cantó dos temas más en solitario: ‘Te lo cambio’ y ‘Mi palpitar’. No tardó mucho en aparecer la estrella, ese al que el público esperaba con fervor. Dellafuente irrumpió en los primeros compases de ‘Bailaora’ y desde entonces se hizo con el dominio de la situación. Comentando ante la risa general: “Se  ha vendido, se ha ido a VEVO y me ha dejado solo en el Youtube”, Maka finalizó ‘Dile’, el último single de Dellafuente, y que sirvió como punto de partida de este en el gran soporte digital de vídeos musicales.

Desde entonces el concierto fue una mezcla de temas de distintas épocas. No presentó únicamente Azulejos de corales, como podía esperarse; ni fue solo un recuerdo constante a lo que hacía en su primera etapa. Resulta raro hablar de diferentes épocas para alguien que no tiene una dilatada trayectoria en la música, pero su auge es tan imparable, que resulta inevitable decir que Dellafuente ha evolucionado.

IMG_0580

Dellafuente y Maka ofrecieron su bodorrio.

‘Enamorao’ o ‘Diamantes’, canciones insignia de sus primeros pasos, se combinaron con ‘Siempre preguntando’ y ‘Pasa página’, dos de los grandes éxitos de su último disco. Nuevos entusiastas y seguidores veteranos cantaron al unísono el remix de ‘Consentía’. La sala para entonces era una despedida de soltero que pasó directamente al bodorrio cantando ‘Al vacío’. En esas se movió el concierto: en la vuelta a los orígenes sin perder al gran público que hoy día sigue a Dellafuente.

En los compases finales, ‘En la Mae West’, ‘Gitana’ o ‘Entre tú y yo’ fueron cantadas con el fino hilo de voz que quedaba a un público entregado. Dellafuente amagaba con irse, pero las insistencias de Maka: “Son buena gente”; y los fans que no querían acabar la noche todavía, propiciaron la traca final: ‘Consentía’ en su versión original cerró el concierto. Aunque las diferencias con el remix en la sala parecieron mínimas, sirvió para que las personas que abarrotaron la Cochera Cabaret diesen el resto. Y para que Maka y Dellafuente supieran que Málaga se muere por ellos.

IMG_0586

La respuesta de Málaga a los granadinos fue inmejorable.

Crónica por Adrián de la Torre.

Fotografías por José Ignacio Cejudo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s