Dual Tod comparte con Granada su demencia

El domingo está llamado, aunque siempre hay excepciones, a ser un día de tranquilidad, de poso, de descanso. No obstante, existen personas que no descansan nunca. El catalán Dual Tod parece ser de estos últimos, y eligió la noche del 21 para tomar Granada junto a Iván Cano y compañía. En familia, todo quedó en un acto íntimo.

PICT0009

Fetitxe 13. Fotografía: David ElDise.

La organización Boabdeal se encargó de dar a luz un evento mano a mano entre artistas locales y de Barcelona. Los catalanes, que venían de tocar en Málaga la noche anterior, no mostraron cansancio y sí, en cambio, muchas ganas. El primero en actuar fue el granadino Kenpo, que aprovechó el “jugar en casa” para gozar de una buena asistencia en su actuación.

Le siguió Fetitxe 13. El de Reus, con Kaim a los platos, desplegó un buen arsenal de rimas ágiles, jugando con su buena voz para armar un concierto bastante más profesional que lo que el aspecto de la sala Efecto Club podía hacer entender. Meritorio y acorde a su discurso optimista. A continuación se recuperaba la esencia local con el dúo formado por Druidah y Mustafuck, dos de las presumibles nuevas incorporaciones del colectivo granadino Maimónides. También haciendo gala de un buen número de temas, la versatilidad de Mustafuck y las tablas de Druidah quedaron bien patentes sobre el escenario.

Ivan11(con logo)

Iván Cano. Fotografía: David ElDise.

En la fiesta del underground tocaba ya el plato fuerte. Juntos, Iván Cano y Dual Tod, con nuevamente Kaim a los platos, aparecían para terminar de llenar la sala y enchufar al público. Alternándose en una gran comunión, Iván Cano repasaba gran parte de los tracks sueltos que ha ido soltando poco a poco en su aún corta carrera mientras Dual Tod presentaba las canciones más emblemáticas de sus últimos trabajos “Mendekua” y “Lalu”, junto a otros sueltos e inéditos.

Pese a pertenecer a la misma rama oscura, y estar los dos en la droga sin pretender ocultarlo, podríamos decir que ambos artistas poseen formas diferentes de desenvolverse ante su público. Iván Cano suelta los versos en susurro, como quien cuenta algo que realmente quisiera no contar. Vivencias, experiencias negativas. “Aquí te cuento lo malo porque lo necesito”. Una especie de eterno arrepentimiento, de quién sabe que hiere a los suyos, pero que encuentra su redención en valores incorruptibles que vienen de la calle y de códigos entre amigos auténticos y familia. Con “Sacrificio y Pasta” tatuado en la piel; en el tobillo, concretamente.

Dual Tod, por su parte, maneja todas y cada una de las circunstancias que pueden darse sobre un escenario. Crea un teatro, un conflicto de personalidad que a veces nos hace dudar de cuán ficcionada es la pose. Sus cambios de voz dan a pensar que estamos ante más de una persona, que mantiene diálogos con sí mismo en torno a unas temáticas muy claras: el día a día. Con “A mí” tuvo su particular catarsis haciendo partícipes a los espectadores.

No quedaba tiempo para más pero ya lo habían dado todo; dos caras emergentes del rap español con mucho que decir.

Javi7(Con logo)

Dual Tod. Fotografía: David ElDise.

Crónica: José Ignacio Cejudo.

Fotografías: David Eldise.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s