Ideas que encontraron altavoz

Las casualidades siempre gustan. Que en un momento estés pensando en ir a ver la última de Nolan y un amigo te lo proponga, siempre es un estímulo para creer en la profundidad de esa amistad. A pesar de que de antemano sepas que va a ser un bodrio y únicamente vayas con la idea de “a ver qué paranoia psico-ficticia va a inventarse esta vez para que lo puntuemos con un 8 en Rotten Tomatoes y la incluyamos en el top 17890 películas que tienes que ver antes de morir”.

Pablo y AlbertoQue Alberto Garzón se haya acercado en los últimos días a Podemos no es casualidad. La izquierda se ve asfixiada y sobrepasada por lo que hace escasos 15 días se constituyó como partido. Sin llegar al año de vida, Pablo Iglesias ha conseguido que la voz de lo que fue el 15M pase a ser segunda fuerza política. ¡Qué digo segunda, primera! Y eso en la izquierda tiene que doler. En el PSOE porque han sido la fuerza izquierdista hegemónica desde que Franco dijera adiós y la democracia dijese un tímido hola. En Izquierda Unida porque el mensaje de los que ahora pueden es el mismo que ellos han tenido desde que el mundo es mundo y yo tengo conciencia. Es normal que zozobre envidia en la mirada de algunos dirigentes de IU al ver cuánto podrían haber logrado con un mensaje menos ideológico y más agresivo, dejando de tener en una mano un cenicero, en un puño el corazón. A cuánta gente podrían haber convencido hace unos años con tan solo cambiar algunos de los términos que usan por otros más llanos, más cercano a su público objetivo, a la gente. Igual otro gallo cantaría en este país de haber tomado la izquierda más iniciativa y más ímpetu electoral, sin pensar tanto en el partido y más en su cometido.

Ahora resulta muy fácil subirse al carro de propuestas de Iglesias, un tipo que se ha mojado aprovechando el descontento y la situación actual de la ciudadanía. Nimiedades atacadas desde IU como el feminismo, la república o la ambigüedad de no ser de izquierdas ni de derechas por no ser adjuntadas en el programa de los de la Complutense, están de más cuando el propio Garzón admite ser amigo suyo y explica que conoce cómo es el líder de Podemos. El propio Iglesias fue asesor de comunicación cuando el difunto político Cayo Lara era secretario general del partido del de Málaga.

El último en sumarse a la ola morada es el neófito Pedro Sánchez admite que el cambio del artículo 135 de la Constitución fue un error. Un error del que él mismo fue artífice antes de firmar con los ojos cerrados el mando del país a señores no electos. Pero lo hecho, hecho está, y ahora toca arrimarse al fuego que más calienta, aunque se haya pasado un verano repudiándolo.

Por Carlos Frías Cruz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s