CRÍTICA. El culo del mundo, de Buenafuente

Buenafuente durante la rueda de prensa de presentación, en el Festival de Málaga.

Buenafuente durante la rueda de prensa de presentación, en el Festival de Málaga.

El culo del mundo (se estrena el 11 de abril) es el documental dirigido por Buenafuente, configurado en torno a un guiño a la profesión humorística y la reverencia a él mismo. A raíz de que el catalán pierde uno de sus trabajos – cuando Antena 3 cancela el programa Buenas noches y Buenafuente – y el ego del mismo, que es “como el Bernabéu” de grande (según Corbacho), se resiente por el rechazo a otro proyecto de corte “periodístico”, se marca el hecho como excusa para vincularse a la realidad social, la de alguien que pierde su trabajo y siente frustrada sus expectativas.

Así, Buenafuente se concede un homenaje en el que incluso se destaca la figura paternal, hace apología de sí mismo y vende su producto: el de la productora El Terrat. La excusa, o el impulso, para realizar el documental nace por un correo desde “el culo del mundo” de un seguidor argentino en el que se declaraba seguidor del catalán y no entiendía cómo el porgrama que se emitía en Antena 3 dejó de hacerlo. Con este pretexto, el catalán esboza la idea principal:  un viaje de cinco días a Argentina en el que se dé cuenta del encuentro con aquel seguidor.

En el desarrollo resulta un encontronazo entre la imagen del productor en su casa, destacando incluso su figura paternal, y las reuniones con personalidades que cambian el esquema inicial. Citas con Carles Francino o Leo Bassi; de escuchar cómo “salvó la vida” a Concha Velasco  a hablar sobre el oficio en la parte trasera de un coche, sin el cinturón puesto, junto a Wyoming; o reunir a Isabel Coixet, a Carlos Areces y Buenafuente e intentar dramatizar una escena, éste es el paisaje más brillante del documental.

Lo gracioso en base a lo surrealista y el gesto de los participantes no logra encontrarse con el enredo de la escenificación de las preocupaciones del presentador,  de un desinterés absoluto, más aún cuando intenta resultar enternecedor,  en esa pantomima en la que tal vez procura vender sus dibujitos, o erigirse como consecuencia  de la podredumbre que vivimos. Más que una declaración de amor a la comedia, es una declaración de amor a sí mismo.

Dirección: Andreu Buenafuente.

Intérpretes: Andreu Buenafuente, Gran Wyoming, Santiago Segura, Carlos Areces, Jordi Évole, Carles Francino, José Corbacho, Silvia Abril, Concha Velasco, Gomaespuma, Carles Sans. 

Duración: 80 minutos. 

Año: 2014. Estreno: 11 de abril.

|Alberto Ramón|

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s