EDITORIAL. Cuando el rap margina a los medios

EDITORIAL

El rap y los medios de comunicación nunca han ido de la mano y esa eterna pelea suele saldarse con la indignación del primero y la indiferencia de los segundos. A diferencia de otros países y otras industrias como la francesa o la norteamericana, el rap en España nunca ha alcanzado relevancia en los medios. Pero, ¿qué pasa cuando es el rap el que rechaza aparecer en los medios?

Previo al relato, es preciso aclarar que con este texto, MMAGAZINE no busca ganar nada. Es más, asume el riesgo de perder. Pero desde la honestidad y la profesionalidad, intentaremos explicar lo acontecido en las últimas semanas: los hechos que provocan este editorial. Todo en torno al Boom Bap Festival y su organización compuesta por el rapero granadino Quilate, apoyado también por el deejay sevillano Acción Sánchez de SFDK.

Si bien gracias a Internet la pluralidad en la información se ha multiplicado ofreciendo un mayor espacio al rap español, aún nos encontramos lejos de poder dar una cobertura justa a una música que realmente mueve a la calle y a la juventud de este país. Esta opinión une a todos y cada uno de los integrantes del Hip Hop en España. MMAGAZINE, como medio de comunicación nacido en la Universidad de Málaga, ha insistido en este 2013 con su trabajo para que el rap tuviera un lugar algo más grande.

Poco a poco, MMAGAZINE fue trabajando en el rap con cada vez más seriedad, y así se ha podido colaborar con la discográfica BOA a través de reseñas de discos y entrevistas a raperos importantes de este país como Duo Kie, Puto Largo y Legendario, C. Terrible, El Chojin o Dano y Kael Toffana del colectivo Ziontifik, así como colaborar con la organización de “Muchacalle” en Málaga, acudir al festival Viña RockInspira2 en Granada. Además, nuestra presencia en los mayores conciertos de Granada se convirtió en habitual, y también se nos pudo ver en Málaga, Sevilla e incluso Madrid. Nunca hubo un problema hasta que el pasado 28 de septiembre nos topamos con Quilate como promotor de la quinta edición del Boom Bap Festival, en la Sala el Tren de Granada.

Quilate ofreció a este medio una alternativa a la habitual acreditación gratuita con acceso a escenario y camerinos. La oferta de Quilate consistía en una tarifa reducida de 5 euros sin acceso a ningún lugar privilegiado. Este hecho nos parece absolutamente degradante, ya que se trata de pagar por hacer nuestro trabajo, una ayuda al evento. El promotor advierte que la iniciativa no es suya y que podría instalarse en el futuro, algo que nos parece de poca ayuda para la unión entre el rap y los medios. La alternativa en realidad supone una rebaja de dos euros a una entrada normal de público, con la diferencia de nuestro trabajo periodístico, que se ve mermado al tener que realizar las fotografías desde el público y que nos priva de poder acceder a entrevistas con los artistas en la zona de camerinos. Como respuesta, Quilate asegura que se trata de una rebaja del 50% a la entrada en taquilla, algo que no es cierto ya que la noticia que nuestra revista publica para publicitar el concierto se realiza con más de 24 horas de antelación.

Ante nuestra queja (siempre con educación y cordialidad por ambas partes) el promotor del evento contesta que nuestra misión es informar y que la entrada al evento es “una inversión cultural que muestra el respeto al trabajo que hay detrás”. Aquí se ignora que no acudimos como público sino como medio de comunicación, y que no vamos (sólo) a disfrutar del espectáculo sino a trabajar para él, a escribir sobre él, a apoyarlo. Y esa es la mejor muestra de respeto. Asimismo Quilate hace referencia a que “otros medios serios” ya han aceptado su nueva política de acreditaciones, algo que no parece ser veraz al limitarse la información que ha rodeado al evento a la publicidad que a través del medio Modernícolas se ha realizado de cara al concierto del día 19 de octubre en Málaga, del que posteriormente hablaremos. El promotor justifica la negación de acreditaciones gratuitas a que el coste de éstas es retirado de la caja total que se hace del evento, una queja que tendría sentido si la afluencia al evento fuera minoritaria y la demanda de medios de comunicación, excesiva.

Vistas las diferencias existentes, MMAGAZINE decide no acudir al evento en forma de protesta por esa nueva política de acreditaciones. Sin embargo, se produce un hecho curioso y es que se produce un contacto entre Quilate y un fotógrafo granadino colaborador de nuestra revista en un par de ocasiones. El promotor decide invitarlo a participar de la organización del evento realizando fotografías del concierto. No obstante, con una antelación de menos de media hora y cuando el artista fotográfico llegaba a la sala, Quilate le comunica que finalmente han decidido no contar con él debido a la excesiva presencia de cámaras (no había fotógrafo), excusándose en el ajetreo por el “feo” de comunicarlo a última hora. Durante la noche, Quilate haría referencia a nuestro medio en forma de queja por nuestra conversación vía correo electrónico acerca del evento y asegurando que otro en su lugar no habría sido tan educado con nosotros. Es preciso aclarar que el fotógrafo lleva tres años acudiendo con regularidad a la Sala el Tren como fotógrafo sin haber encontrado nunca trabas a su trabajo, siendo conocido por todo el personal de la misma.

Así se llega al concierto del día 19 de octubre en la Sala Trinchera de Málaga. La sexta edición del Boom Bap Festival y por primera vez en Málaga con Juaninacka presidiendo el cartel. Nuestra revista se pone en contacto, directamente, con la Sala Trinchera que no nos remite a Quilate, sino que nos contesta el mail de la siguiente forma: “Contad con ellas. Presentad vuestros nombres en la puerta”. No había espacio para dudas y acudimos al concierto para hacer nuestro trabajo.

Al presentarnos en la Sala Trinchera nos comunican que nuestras acreditaciones no existen, y que la responsabilidad es del promotor, que decide quién entra y quién no una vez le presentan la lista de acreditaciones. Efectivamente, Quilate se encargó personalmente de cancelar nuestra acreditación, sin dar explicaciones de ello y aferrándose a su derecho de aceptar o negar el acceso. Tras entrar en una discusión sobre nuestro pasado reciente, Quilate se retira hacia el concierto y nosotros, de vuelta. Cuánto menos, el error, es de comunicación. Nos anula unas acreditaciones con las que contábamos y nos deja tirados en la puerta.

Así, MMAGAZINE tan sólo quiere expresar su expectación ante una situación poco habitual: es el rap el que margina a los medios a través de medidas como la sustitución de la acreditación por la tarifa de descuento. Si desde los medios comenzamos a aceptar medidas tal como ésta, se desvirtúa nuestro trabajo ya que hay que dejar claro que no somos cuatro niñatos, sino estudiantes y trabajadores que queremos poder vivir un día del periodismo. Además, denunciamos la actitud de Quilate, que como promotor antepone un conflicto personal al interés de la cultura en general y del público, por pequeño que sea el aporte.

Para cerrar este editorial, queremos resaltar que la prensa debería tener facilidades en su trabajo, y tener los privilegios que sí que tienen allegados a los organizadores y participantes del evento. Demuestra muy poca profesionalidad por parte de Quilate como promotor el hecho de no valorar el trabajo de un medio de comunicación comprometido con la cultura Hip Hop. Si la relación entre el rap y los medios va a seguir así en el futuro, no cabe duda de que ésta terminará por romperse definitivamente. Y ese futuro no es bueno para nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s