Dano: “Quiero ser en España como Dre o Puff Daddy”

MMagazine ha podido conversar con el MC y beatmaker –entre otras habilidades- del colectivo Ziontifik, Dano. El artista de origen argentino se ha mostrado muy abierto y sincero, mostrándonos el pasado, el presente y el futuro de todo aquello cuánto le rodea en relación con la música.

-Antes que nada, debo preguntarte por la actualidad más inmediata del colectivo Ziontifik y de Dano, por supuesto.

-Nos encontramos grabando “Causas Perdidas” de Nethone. Ya hemos grabado aproximadamente más del 70% de las voces del disco, nos quedan cuatro o cinco temas por grabar pero la verdad es que estamos muy contentos. Es un disco largo y está producido completamente por mí. Llevamos seis años cocinándolo y lo estamos grabando en nuestro propio estudio, en la “Casa de la Oscuridad”. Tiene un rollo bastante íntimo, y queríamos probar cosas nuevas con las voces, etc. Las colaboraciones pertenecen a Ziontifik, excepto Rizz La. Es la ópera prima de Nethone, con el que el mundo debe descubrir a este artista. No me gusta dar fechas porque siempre son mentira, pero por poner, sería abril del año que viene.

Con Elio Toffana estamos en mitad del proceso. Lo estamos componiendo y grabando a la vez, un modus operandi que no habíamos utilizado antes. Será un trabajo corto, un EP, como “Jóvenes Bajo Presión”. Será una continuación de ese trabajo en cuanto al concepto pero obviamente en cuanto a sonido será distinto, manteniendo la esencia Ziontifik. Estamos probando nuevas cadencias, dentro de nuestro estilo, y Elio ha crecido mucho desde su primer trabajo. También estará grabado en “casa”. Nos permite tener nuestros propios tiempos, más flexibles, y estamos mucho más cómodos. Probablemente saldrá antes que lo de Nethone.

Yo personalmente estoy escribiendo mucho, me encuentro en un buen proceso creativo, y quiero colaborar con otros artistas en alguna mixtape que espero hacer en breves. No quiero decir nombres pero estoy trabajando con beatmakers españoles que me han gustado últimamente. Quiero hacerlo de forma gratuita, por placer y para compartir, que es lo que me gusta. Me gusta nutrirme del talento de los demás y cuando lo noto… me excita, igual que una chica. La vorágine de los últimos años me lo ha impedido y también quizás esta gente estaba más oculta, pero ahora hay como ocho o nueve personas con las que me gustaría trabajar. No tienen por qué ser de tu entorno, hay que estar más abierto a colaborar.

-Dano, tú eres argentino. ¿En qué momento llegas a España y qué conoces del hip hop en ese momento?

-Yo llego en el 91 a Canarias y en el 95 me voy a Inglaterra. El hip hop era una música negra más, yo escuchaba a Michael Jackson y a Prince. Pero al llegar a Inglaterra, a los diez, once y doce, comencé a descubrir las tiendas de discos y eso hizo que empezara a pedir a mi padre sus polos enormes de rayas. El primer día de cole un chaval me preguntó si era “rapper” o “raver”. No sabía qué responderle pero yo tenía claro que a mí lo que me gustaba era el rap. De la escena argentina no conocí hasta mucho más tarde.

Llegué a Madrid a finales del 98 y tuve el placer de conocer a estos chicos (Ziontifik). Nos enamoramos de la movida, comenzamos a hacer freestyle, etc. Con Unai empecé todo esto. Él hacía letras pero no había hecho freestyle en su vida y le insistí para que hiciera un poco como hacía yo, más freestyle, más egotrip, pero yo no hacía letras… Yo tenía la técnica y él el contenido. Él era el más freak de los suyos y yo el más freak de los míos. Aportamos cada uno lo que cada uno conocía, fue algo mutuo, ya que yo no conocía muchas cosas que él sí, y viceversa.

En ese momento surge la semilla Ziontifik. Le aporté lo que conocía del rap americano y su filosofía y él me presentó a Kael y Kael a Elio, etc.

-Tú familia está llena de músicos. ¿Por qué el rap?

-El rap siempre estuvo en mi vida. La música negra siempre estuvo en mi casa. Empecé con soul, con góspel… Era la época y la estética. Recuerdo ver el vídeo de Michael, Jam, con Kriss Kross y decirme: “Guay, ¿quiénes son? ¿Por qué llevan la gorra y los pantalones así?”. Eran los 90… Mi entorno ayudaba, y encajó. La música me hacía sentir, el ritmo, la época, el barrio…

-Estabas en el momento y en el lugar adecuado, se puede decir… En varios temas mencionas el sacrificio que haces para poder hacer tu música. Actualmente, ¿vives de ella?

-Sí, sí… más que a la música, me dedico exclusivamente a depositar mi esfuerzo, mi tiempo y mi creatividad en proyectos que me pongan cachondo. Por eso no me dedico a la publicidad, al diseño… que he podido hacerlo, y no. A la hora de la verdad, me sentía infeliz sólo con la idea. Currar en una empresa te proporciona un sueldo, una estabilidad y una tranquilidad, pero no me satisface. Al no tener una extrema necesidad y puedo encargarme sólo de mí, ese sacrificio del que hablo no es una queja sino una decisión personal. Si sólo quieres dedicarte a crear y a trabajar en lo que a ti te gusta, debes hacer ese sacrificio.

-También me gustaría preguntarte sobre tu técnica a la hora de escribir versos. ¿Cuáles son tus trucos para cultivar letras?

-Todos los que he podido aprender de los artistas que me gustaban. No he inventado nada. He seguido a los que consideraba los mejores y los he intentado llevar a mi campo. No se trata de copiar sino de entender las estructuras y los patrones. Yo entiendo el rap como la arquitectura. Debes estudiar todo lo anterior, no puedes empezar por el final. Por mi familia y por mi vida, he tenido la suerte de poder armar mi cerebro de forma bilingüe y entender el rap desde crío. Ya entendía todo lo que me decían los mc´s y con el tiempo aprendí cómo lo decían. Son matemáticas, 16 sílabas para introducir en el compás y debes jugar con cuáles introduces y cuáles no. En el documental Scratch un chaval inventa una manera de sacar y escribir partituras para DJs…. No es tan difícil pero al ser una música nueva nunca se le ha instalado una mentalidad “académica”, comparada con el jazz o con el rock. No se hace porque no se quiere o no se puede, pero está ahí. Yo de pequeño ya contaba compases y aplicar ese método es lo que yo he hecho, de una forma que otros de manera innata ya han hecho.

He intentado parecerme a Nas, a Rakim, a Kool G Rap… Tienen la métrica, el juego, la inteligencia, la perspicacia, el doble sentido… yo lo quería aplicar. Tenía que hacerte pensar o sentir algo. Cuando comprendí que había mc’s que tenían eso, yo también quise tenerlo y es mi objetivo como liricista, ser hermético. Intento aprender en todos esos lados del prisma.

-Siguiendo con tus textos, podría decirse que los de “Equilibrio”, más personales, contrastan con los de tus “Black Ops”, quizás más oscuros y esotéricos. ¿Dónde te sientes más cómodo escribiendo?

-“Equilibrio” fue para mí una metamorfosis muy importante. Hablando del disco con mis colegas, surgió que mi escritura se había vuelto más simple en cuanto a la estructura y a la métrica. Por ejemplo, Arriba. Nunca había escrito un tema tan simple, pero a la vez, tan honesto. Me resultó una metamorfosis ya que a veces hay que comprender que menos es más. Al querer ser más técnico y complejo se puede perder un mensaje más directo, y he intentado reducir la floritura y bajar a lo esencial manteniendo el tipo.

-Me recuerda a algo que me comentaba Kael Toffana en una entrevista anterior. Él decía que sentía que para que su mensaje fuera más claro, debía trabajar mucho más que otros. ¿Va por ahí?

-Sí, efectivamente. Es por la sensación de preguntarte si has transmitido bien tu mensaje. Evidentemente, si no lo pillas no es para ti. Pero para Simple mi cabeza era más compleja y Arriba era un poco más para liberarme. En “Equilibrio” descubrí una parte de mí que significaba concentrarse más en el peso de las frases que sólo en el juego métrico.

Fotografía promocional / ziontifik.com

-Hay que reconocer tu triple protagonismo en Ziontifik como mc, productor y colaborador en la dirección y realización de los vídeos. ¿Te sientes una especie de líder?

-No me gusta la palabra líder… sí Papá. Líder es una responsabilidad que no sé si quiero tomar. Ziontifik es nuestra casa, nuestro palacio, que hemos construido nosotros… No se trata de exigencia, lo que hago lo hago porque me encanta y nadie en este país tiene un colectivo así, con personas tan distintas y tan geniales. Si Ziontifik no se hubiera formado como se ha formado, yo podría tener una carrera pero distinta. Yo no sería el Dano que soy ahora. He aprendido mucho de ellos. Entiendo que hay más peso y responsabilidad en mí pero lo hago porque puedo y porque me encanta, sobre todo en el aspecto creativo, ya que estoy proyectándome. Escucho un tema en el que trabajo y siento que estoy ahí, aunque otro no lo sepa. Eso me hace feliz y es lo que creo que debe ser un productor: ayudar a que una obra sea más bonita.

-Precisamente por ahí va la siguiente pregunta. ¿Cómo se siente Dano al ponerle música a otro mc?

-Como Quincy con Michael. Primero el mc tiene que ponerme cachondo como una piba. Si está abierto a consejos yo siempre intento ayudar lo máximo posible. Hay gente con talento pero sin experiencia sobre grabar en estudios o sobre cómo funciona grabar un disco. Mientras otros estaban en la guardería yo estaba en el estudio. Era la profesión de mi familia. He visto cómo se graban los discos, cómo se tratan a los cantantes y cómo se saca lo mejor de cada artista.

Me siento como alguien que aporta en secreto. Sé que estoy aportando a una obra y que ayudé a que molara.

-Y a la hora de crear una base, ¿sientes la misma gratificación siendo para ti que como si fuera para Elio, Nethone, Cabal, etc?

-Sí, sí, ya te digo, es lo mismo. Es la mitad de una puta canción, tío. Hago una música que sé que inspirará al artista a hacer un letrón, o saber que un artista con un letrón busca que yo le haga la música… eso es un orgullo. Me siento genial por estar rodeado de artistas tan maravillosos.

-¿De dónde viene el interés por el apartado audiovisual?

-Supongo que desde siempre nos hemos fijado en ese aspecto. Puede ser una cuestión generacional, ya que somos de una generación en la que no había Internet y debíamos comprar los discos pasando semanas y semanas viendo las fotos del libreto, las letras, los detalles de la contraportada… se le da más valor porque antes no había tanto medio visual. No había Internet.

-¿Os sentís con la capacidad de hacer aquello que admirabais, teniendo medios a vuestra disposición?

-¡Claro! Es básicamente eso. Por eso hacemos las fotos de la portada en analógico. Por eso ponemos las letras en los discos. Yo lo único que quiero hacer es acercarme lo máximo posible a la sensación que yo tenía cuando compraba discos cuando era pequeño. Mi objetivo en este país es transformar el rap en lo que para mí era cuando era pequeño, sino me habría ido hace mucho tiempo.

-Es genial eso…

-Yo quiero ser Dre en España, o como Puff Daddy, en el aspecto de profesionalizar la industria, ayudar a la gente a hacer buenos discos… Se pueden hacer las cosas bien, con una buena portada, un buen vídeo… hermético, que no pierda por ningún lado. Veo cosas como una buena promo y luego tiene una portada de mierda y pienso: “¿Por qué no se lo han currado más?”. O un buen disco con un mal vídeo. “¿Por qué te lo curras todo y luego lo que va a ver todo el mundo no?”. Ese es mi objetivo, poder dar a los chavales la misma sensación que yo tuve cuando era un crío. Era algo mágico.

Antes no había Internet. No había nada, y era inglés. Mis colegas no lo entendían. La única forma de acercarse era tener el libreto y un diccionario más grande que cinco iPads al lado. Eso ahora no pasa. Nuestra gasolina en parte es la nostalgia, somos seres de otro tiempo.

-A partir de esa idea surge una nueva pregunta: ¿Cómo crees que están afectando las nuevas tecnologías al rap? Porque imagino que no todo será negativo en ese sentido que comentas…

-Hay cosas muy guapas, a mí me flipa que lo suban todo a Soundcloud, a la nube… en cuanto al frescor y la vitalidad, es genial. Antes pasaban seis o siete meses hasta que saliera algo. En ese aspecto mola. Lo bueno de ahora es que con la crisis de la industria musical se ha vuelto a valorar lo creativo de verdad. Ahora mismo puede tener la misma repercusión un chaval que tiene un Mac sobre su regazo que un viejuno que tiene un estudio… de hecho los viejunos con estudios carísimos se están comiendo los mocos porque no van a ningún lado. Y eso mola. Porque los chavales que antes no tenían medios ahora pueden hacer magia si tienen el talento necesario. No soy anti-tecnología ni mucho menos, es más, intentaré no estar anticuado, sino mantenerme al día.

-Una pregunta que no puedo obviar aunque es bastante repetida, es: ¿qué coño hay en la bolsa de “Simple”?

-Jajaja, es que no hay nada y hay todo. “La cosa solo es simple si se entiende”. El vídeo es una gran metáfora. Nada quiere representar lo que estás viendo. ¿Qué es lo que vas a enterrar? ¿Cuál es tu miedo? Eso es lo que hay en la bolsa.

-Otra cuestión era el interés por los cómics y el simbolismo dentro del colectivo Ziontifik. ¿De dónde viene?

-Ese interés no está directamente influenciado pero sí que se juntaron en algún momento. El amor por los comics viene de la infancia de cada uno, sobre todo de la de Kael, Rubens (audiovisual), Kuma y la mía. El tema de la simbología viene de la edad adulta y viene de una fase en la que entramos todos, quizás más Kuma y yo. Entramos en el mundo de la cosmología y de las teorías sobre el origen del universo, teoría de cuerdas, etc. A raíz de ahí fuimos enlazando con otros conceptos esotéricos a nivel metáforas, aunque aquí ninguno quiere ser masón. Entendimos la simbología eterna. La simbología es un lenguaje que está por encima del lenguaje. N-Y de MDE Click decía: “Salomon me enseñó el lenguaje de los pájaros”. Esa metáfora significa transmitir ideas o emociones que pasen por encima del lenguaje. Eso se hace a través de los símbolos.

El momento en que se une es a partir de la serie de cómic “Promethea”, de Alan Moore. Es su obra más esotérica porque es prácticamente un diccionario de simbología, del tarot, de la cábala… es increíble. Apareció en mi casa gracias a Argotier y fue rotando por la “Casa de la Luz” y se lo leyó también Kael. Leímos “The Sandman” de Neil Gaiman, que trata sobre los sueños y ha inspirado mucho a Kael Toffana. Entramos en una fase de unir la cosmología y el entendimiento del universo de lo más grande a afuera con la filosofía y la simbología de tratar de entender lo más adentro. Esto me ha dado una visión más amplia de todo.

-¿Te ves un fin trabajando en la música o imaginamos un Dano con 50 o 60 años en la música?

-Sí, claro. Espero seguir produciendo música e incluso hacer cine. Yo quiero ser Dre, tener un estudio y tener chavales y músicos increíbles, estar sentados y decir esto sí y esto no. Es mi sueño. La música es lo que más me satisface. Sé hacer discos y coger a un mc y escoger sus ritmos. Y no sólo rap: producir cantantes, bandas, etc. Hay muchos ejemplos y estos son mis ídolos. Esto es lo verdaderamente bello. Soy un amante, un vampiro del talento, y he tenido la suerte de poder ver qué hacer con ello. Creo que eso es lo que intento aportar. Ojalá con 50 siga haciendo lo mismo, y a un mayor nivel.

Fotografía promocional / ziontifik.com

Fotografía promocional / ziontifik.com

-Háblame ahora un poco del proyecto “Accra”.

-Surge con Argotier, un músico que no tiene nada que ver con el hip hop aunque ha sido amigo de Kael y Unai desde el cole, pero su bagaje musical es muy distinto al mío ya que crece con rock y electrónica, cosas que yo desconocía, y curiosamente nos encontramos en la electrónica, como puente entre su universo y el mío. Descubrimos que teníamos cosas en común y probamos a hacer algo juntos. Él nunca había producido por ordenador y tuve la suerte y el placer de enseñarle todo lo que sé. Es un prodigio y en los dos primeros años aprendió muchísimo. Llevamos cinco años trabajando juntos y tenemos un disco casi terminado que tendrá por nombre “Axis”. Un disco conceptual que podría salir para fin de año si todo va bien.

-Por cierto, ¿qué tal el encuentro con Young Guru organizado por “Universo Sonoro” con motivo de la Red Bull Academy? ¿Qué te aportó?

-Me aportó mucha confianza. El hecho de que un pibe que ha grabado discos a Jay-Z, Kanye, etc, se sentara y me dijera que le gustaba mi música… Me ofreció material un par de veces pero lo rechacé porque si no lo diggeo yo, no tiene gracia. Me dijo una frase que me marcó por siempre: “Con esto te ganas Nueva York”. Con eso yo ya me puedo morir tranquilo. Te lo digo en serio, yo tengo 28 años y ya he hecho todo lo que quería hacer en la vida menos trabajar con Pete Rock. He hecho cosas que pensé que nunca podría hacer, todo gracias a esta música y trabajar, trabajar y trabajar.

-¿Qué siente Dano en sus conciertos cuando el público le hace los coros y se sabe las letras?

-Lo describiría como una movida tribal, de África, de la jungla, de mi abuelo indio con su tribu india en medio del Altiplano. Es una movida chamanística, un mantra. En estos shows sin coristas y con Emelvi es llevarte a la peña en un viaje con tus emociones, una montaña rusa. Sabía cómo podía ser pero ahora los conciertos son increíbles. Es increíble tener esas almas prestándote atención. Es una gran responsabilidad. En un concierto tengo una hora y poco para intentar transformar algo en todas esas almas. A veces me río porque estoy viviendo los estados de la emoción, igual que río puedo llorar. Intento que sea un viaje por todos los estados de la emoción. Que estés feliz, triste, esperanzado, que quieras tirar todo, hacerlo todo… esa es la intención y mola. Es una movida tribal, de la jungla. Es ancestral.

Eso es algo que mola del rap. Con nada lo puedes hacer todo. Un corro con chavales haciendo palmas… es como flamenco casi, seguir el mantra. Con eso puedes llegar a unos estados emocionales súper tochos, la verdad.

-Para terminar del todo: ¿un mensaje para el rap español, y para el que no sea español?

Que se puede. Se puede, sea cual sea tu objetivo, pero hay que pagar el precio. Puedes querer ser un mc de party o un mc más conceptual… pero se puede. Mi mensaje para el rap es el de la positividad y la esperanza. Amor para los que molan y a los que no molan…no hay que odiar, hay que elogiar lo que hacen bien y lo que hacen mal el tiempo se los dirá. Es hora de compartir. Ahora en casi todas las provincias hay gente que mola. Mi actual objetivo es compartir el talento.

Te daré una exclusiva: en algún momento de la historia (puede ser el año que viene o dentro de siete) haré un pedazo de LP con todos los mc’s y productores increíbles de este país y será una movida histórica. Haré un disco, una especie de “corro” en plan LP, en el que todos los rapeos y las producciones sean la polla.

-Ahí tenemos la exclusiva. Muchas gracias, Dano.

-Muchas gracias por tu tiempo y tu atención y por querer expandir sus medios y sus ideas y poder contar otras historias que no son las habituales. ¡Ánimo y fuerza!

Entrevista por José Ignacio Cejudo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s