‘Sold out’ en el Festival Ojeando

Programación del Escenario Patio. Fotografía promocional.

Programación del Escenario Patio. Fotografía promocional.

El municipio malagueño de Ojén celebró el 5 y 6 de julio el Festival Ojeando. Por segundo año consecutivo, la organización informó del ‘no hay billetes’. La venta fue de 2500 abonos y daba acceso al escenario principal: Escenario Patio. Otros dos emplazamientos gratuitos (Espacio Molino y Escenario Plaza) citaban al público pueblerino.

La aparente debacle por falta de una zona de acampada amplia encontró apaño con la habilitación del espacio alrededor de la pista destinada a acoger a los visitantes que llegaban con su tienda de campaña. La lejanía desde el camping (colaborador con la organización, pero con pago aparte) al escenario presentaba una mañana tranquila, una tarde sin ajetreo y gran afluencia en el casco urbano de Ojén en torno al comienzo de los conciertos.

DÍA 1 (5 de julio)

Los encargados de dar la bienvenida fueron Aurora. El grupo granadino, con un marcado sentido esotérico, dejaron un repertorio basado en su trabajo Géminis, editado por PIAS. Sin tiempo para el sosiego, la banda volvió a hacer las maletas para tocar en el festival Pulpop al día siguiente.

Recogieron el testigo Hola A Todo El Mundo (HATEM). A la cadencia suave del grupo no le preocupa demasiado la demanda del público; sin rastro de las letras en español de su EP Estela Castiza ni de la canción más popular del grupo: “A movement between these two”. El setlist se decidió por un paisaje marcado por Ultraviolet Catastrophe. Sin error en la ejecución, Ari capitaneó consiguiendo el zapateo del público.

 Tras los madrileños llegó el turno de Izal. Luciendo por bandera la autogestión y con el aval de la extendida comparativa con Vetusta Morla, el grupo liderado por el pamplonés consiguió el palmeo de un público que también dio muestras de ser conocedor de sus letras. “Qué bien” y “Prueba y error” encontraron, entre tal bochorno, mayor expresión.

 En torno a media hora de descanso desembocarían en la presencia del grupo más esperado de la noche. Los más jóvenes coparon las primeras filas y “Eléctrico” volvió a abrir un concierto Supersubmarina. Si a HATEM las preferencias del público les despreocupaban, los baezanos marcaron el setlist conforme a los gustos. A los títulos de Santacruz se sumaron composiciones anteriores como “Niebla”, “Puta vida” o “XXI”.

La agrupación Corizonas era el mejor grupo (técnicamente) de la jornada. Antes de dar paso a la pareja de deejays Disco Mordisco, que repitieron el sábado, llegó el turno de la asociación de Los Coronas y Arizona Baby. “Hey Hey Hey the news today”, “Run to the river” o “Thieves and Liars”se sumaron a las versiones de Pink Floyd y Black Sabbath. Al compás marcado por David Krahe (guitarrista) y Javi Vacas (bajista),  la sincronía de  la agrupación fue la excusa para danzar en mejor demarcación.

DÍA 2 (6 de julio)

La resaca no pudo con las ganas. Tras el primer día de conciertos, en el que se concentraron los grupos más enérgicos (también eléctricos), el segundo y último día de festival lucía a artistas como Ferreiro o Jero Romero. 

Al igual que en el estreno de esta nueva edición, los más jóvenes se concentraban en las puertas horas antes del comienzo de los conciertos. Comenzaron Fila India, combinando repertorio anterior con estrenos que serán editados próximamente y dieron paso a Napoleón Solo. Desde “Tiene que acabar” a “Adiós”. El grupo jienense repasó su último trabajando sin olvidar su debut; el falsete de Alonso Díaz animó ante una buena parte de público descubridor. En el otro lado, los saltos y el canto de los conocedores se intensificaron en “Perdiendo el tiempo” y “Ramira”, cuyo videoclip se publicó recientemente. 

Sin demasiada demora se presentó Iván Ferreiro (esta vez con banda). La consecuencia del concierto era la afonía. El público cantó al unísono. Desde el desahogo de “Fahrenheit 451” a “Turnedo”; las confesiones no daban lugar al sosiego y el ex de Los Piratas se permitía contemplar el efecto provocado, interpretado según el espectador. Tras el gallego, el aforo mermó y llegó el turno de Jero Romero. El que fuera de los Sunday Drivers estuvo “Correcto”, aunque lejos del jolgorio anterior.

Quedaban dos actuaciones. Por la tarde, Eme Dj emitió un comunicado en el que aludía a un “altercado imprevisto con el coche” con el que viajaba desde Madrid a Ojen. La organización no tardó en responder y finalmente fueron Disco Mordisco los encargados de cerrar nuevamente la noche. Del prefacio a los deejays se encargaron Miss Caffeina, con Alberto Jimenez asumiendo su papel de líder. El excéntrico vocalista cumplió a la perfección con los seguidores y en el trascurso “De polvo y flores” tuvieron cabida temas como “Capitán” .  

Concluyó el festival; las expectativas se cumplían sin grandes destellos ni decepciones. El cartel volvió a cerrar con un ‘sold out’ y el patio del colegio asumió el papel de un recreo continuo. Al día siguiente, el despertador sonó. Tocaba desear un buen verano. Por nuestra parte, el agradecimiento a la organización es recíproco. 

Escrito por Alberto Ramón.

Anuncios

One thought on “‘Sold out’ en el Festival Ojeando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s